Como buenos embajadores que intentamos ser, pretendemos que la oferta gastronómica, tan relevante en toda Galicia, alcance el estándar de calidad propio de nuestros productos que sobresalen con nombre propio. Para ello, complementando sus visitas, rutas o experiencias buscamos proporcionar a nuestros clientes el disfrutar de la buena comida.

Merluza do Pincho de Celeiro: La reina de los pescados blancos en nuestras mesas. Su sabor y textura delicada añadido a su versatilidad la hacen una delicia para cualquier paladar. La Merluza del Pincho de Celeiro cuenta con renombre y reconocimientos a nivel internacional. Los barcos del pincho practican una pesca selectiva con anzuelo que respeta el mar y el producto al máximo.

Bonito del Norte de Burela: También conocido como el príncipe azul, su valor nutricional, la cantidad de elaboraciones en las que nos lo podemos encontrar y su sabor inconfundible, hacen que sobre todo en la época estival, el bonito del norte de Burela, sea un producto omnipresente en las cartas de nuestros restaurantes. Pescado de forma tradicional individualmente, para garantizar la óptima calidad de su preciada carne.

Faba de Lourenzá: En la huerta contamos con un producto que destaca sobre todos los demás, una leguminosa que sobresale por sus cualidades culinarias y que cuenta con la distinción de Indicación Geográfica Protegida (IGP). El constante trabajo de los agricultores, el clima y la calidad de la tierra hacen que la Faba de Lourenzá se diferencie de otras por su sabor y agradable textura.

Tarta de Mondoñedo: : En representación de los ricos postres de la región, hay que ensalzar la Tarta de Mondoñedo, de la que el célebre escritor mindoniense Alvaro Cunqueiro describía sus dulces virtudes a la perfección. Sin duda alguna, un sabroso colofón a cualquier comida. Una tarta con identidad que supone una cita ineludible para los más golosos.

Mel do Valadouro: Uno de los principales complementos gastronómicos en todo el mundo es la miel por sus propiedades y su sabor. En O valadouro adquiere matices únicos por la flora que rodea a esta localidad. En este lugar la labor de los apicultores sigue siendo clave para endulzar nuestros paladares a la vez que cuida nuestra salud.

Productos de mar: Bivalvos recogidos en los arenales como el berberecho, percebes provenientes de los acantilados junto a nuestro agitado mar, equinodermos como el Erizo de mar, gasterópodos como los bígaros, pescados como el sargo o la lubina, incluso la sardina o el chicharro y muchos otros son extraídos cada día de nuestros mares garantizando la máxima frescura. Manjares de un mar siempre prolífero y que otorga un sabor especial a los productos que de él se extraen. Productos de la huerta: Como complemento perfecto a todos los regalos del mar, contamos con los frutos de nuestros productivos campos. La nabiza o el grelo, protagonistas de platos clásicos como el caldo y el cocido gallego. Los sabrosos tomates, las frescas lechugas, los carnosos pimientos, las judías, los repollos y la calabaza son algunos de los cultivos que crecen a la perfección en nuestras tierras de cultivo y llegan directamente del campo a los mercados locales.